Fitoterapia y endometriosis

 

La fitoterapia se define como el uso de plantas medicinales o sus extractos para tratar una enfermedad. Hay varias plantas que pueden ayudar a paliar los síntomas de la endometriosis y que pueden utilizarse de forma adicional a otras formas de tratamiento.

 La fitoterapia conoce diferentes enfoques de tratamiento en la terapia de la endometriosis. Se utilizan por un lado plantas medicinales con un efecto regulador sobre las hormonas (por ejemplo, el pie de león o el árbol casto), y por el otro lado aquellas con efecto analgésico y antiinflamatorio, es decir, que combaten el dolor y la inflamación (por ejemplo, argentina, toronjil o milenrama). Además se emplean plantas medicinales con efectos depurativos que ayudan a excretar toxinas, como por ejemplo el cardo mariano.

 

 

Fitoterapéuticos habituales para tratar los síntomas de la endometriosis

Las plantas medicinales descritas a continuación no suelen tener efectos secundarios a las dosis habitualmente empleadas (exceptuando eventuales alergias) y su uso en forma de infusiones o tinturas generalmente es seguro. Lo más habitual es tomarlos en forma de infusiones, siendo posible combinar varias plantas a partes iguales para una infusión. Las hierbas secas para preparar infusiones se pueden adquirir en herbolarios y farmacias.

Una alternativa a las infusiones son las llamadas tinturas madre, que son extractos de los principios activos de la planta en alcohol. Las tinturas se pueden tomar puras o disueltas en agua, la dosis, aunque depende de la planta, no suele ser mayor que unas gotas.

 

Argentina (Argentina anserina)

Argentina anserina
Imagen: H.Zell/CC by-sa

Argentina (Argentina anserina, antes Potentilla anserina), también conocida como aserina o hierba de los pájaros. Es espasmolítica y por tanto efectiva contra los cólicos menstruales. También tiene ligeros efectos antiinflamatorios y analgésicos. Se usa la planta entera y se toma como infusión (dos cucharadas de la hierba seca por 250 ml de agua, dejar reposar  10 minutos, se toman dos a tres tazas diarias durante la menstruación) o como infusión preparada con leche (con una dosis similar y preparada como una infusión normal, pero usando leche a punto de hervir en  vez de agua). La leche podría facilitar la extracción de ciertas sustancias activas solubles en grasa, pero no en agua, que la planta contiene.

Pie de león (Alchemilla sp.)

Alchemilla sp.

Pie de león (Alchemilla sp.) , también conocida como alquimilla o manta de nuestra señora. Es espasmolítica y por tanto efectiva contra los calambres menstruales, pero también contiene sustancias parecidas a la hormona sexual progesterona. Tomado regularmente, puede tener un efecto equilibrante sobre las hormonas sexuales y contrarrestar la dominancia estrogénica que suele acompañar y empeorar a la endometriosis. Se usan solo las hojas de la planta y se toma como infusión (dos cucharadas de la hierba seca por 250 ml de agua, dejar reposar  10 minutos, se toman hasta cinco tazas diarias).

Milenrama (Achillea millefolium)

Achillea millefolium, Milenrama
Imagen: Fritzflohrreynolds/CC by-sa

Milenrama (Achillea millefolium), también conocida como hierba de Aquiles o hierba del carpintero. Es espasmolítica y por tanto efectiva contra los calambres menstruales, es depurativa, desintoxicante y antiinflamatoria. Se usan todas las partes de la planta menos las raíces y se toma como infusión (una cucharada de la hierba seca por 250 ml de agua, dejar reposar 7 minutos, se toman dos a tres tazas diarias). ¡Cuidado!, si sufres de rinitis alérgica o fiebre del heno es posible que seas también alérgica a la milenrama.

Caléndula (Calendula officinalis)

Calendula officinalis
Imagen: Wildfeuer/CC by-sa

Caléndula (Calendula officinalis). Es antiinflamatoria y contiene fitoestrógenos que pueden tener un efecto regulatorio sobre nuestro sistema hormonal y contrarrestar un exceso de estrógenos propios que promueven el desarrollo de la endometriosis. De todas formas, un exceso de fitoestrógenos puede tener un efecto negativo y contrario al deseado, por lo que no es recomendable tomar infusiones de caléndula durante más de tres meses ni más de dos tazas diarias. Se usan las flores para preparar una infusión (tres cucharadas de las flores secas por 250 ml de agua, dejar reposar 7 minutos, se toman dos tazas diarias).

Frambuesa (Rubus idaeus) y zarzamora (Rubus fruticosus)

frambuesa
Imagen: Hedwig Storch/CC by-sa

Hojas de frambuesa (Rubus idaeus) y de zarzamora (Rubus fruticosus). Son depurativos, desintoxicantes y espasmolíticos. Aunque tradicionalmente utilizados para facilitar el parto, también pueden ayudar a aliviar los dolores menstruales y a disminuir las menstruaciones excesivamente fuertes o prolongados. Con fines terapéuticos se usan solo las hojas, con las que se prepara una infusión (dos cucharadas de hojas secas por 250 ml de agua, dejar reposar 10 minutos, se toman tres tazas diarias).

Ortiga blanca (Lamium album)

Ortiga blanca
Imagen: Georges Jansoone/CC by-sa

Ortiga blanca (Lamium album). La medicina tradicional le atribuye una acción equilibrante sobre sangrados menstruales excesivamente largos o cortos, y se usa para calmar los dolores menstruales, aunque estos efectos no se han podido demonstarar en estudios científicos. Se usan las flores para preparar una infusión (dos cucharadas de las flores secas por 250 ml de agua, dejar reposar 15 minutos, se toman tres tazas diarias).

Cardo mariano (Sylibum marianum)

cardo mariano
Imagen: SuperJew/CC by-sa

Cardo mariano (Sylibum marianum). Es una planta que ejerce sobre todo un efecto positivo sobre el hígado. Dado que el hígado es el órgano encargado de excretar sustancias tóxicas y no deseables, el cardo mariano tiene un potente efecto depurador y desintoxicante. En el caso de la endometriosis puede ayudar a promover la metabolización y excreción de un exceso de estrógenos y de toxinas medioambientales (que se discuten como un posible factor que promueve el desarrollo de la enfermedad). La parte de la planta que se utiliza con fines terapéuticos es la semilla. Dado que el principio activo, la silimarina, no es soluble en agua, no se toma como infusión sino que normalmente se recurre a extractos en forma de cápsulas. La dosis dependerá de la concentración de silimarina, que varía según el preparado, por tanto se seguirán las instrucciones del fabricante.

Toronjil (Melissa officinalis)

Melissa officinalis
Imagen: Georges Jansoone/CC by-sa

Toronjil (Melissa officinalis), también conocido como melisa, citronela u hoja de limón. Tiene propiedades calmantes, espasmolíticas y analgésicas, por lo que es efectiva contra los dolores menstruales, a la vez que ayuda a calmar los nervios y a conciliar el sueño en caso de dificultades para dormir. Se usan todas las partes de la planta menos las raíces y se toma como infusión (una cucharada de la hierba seca por 250 ml de agua, dejar reposar 7 minutos, se toman dos a tres tazas diarias).

Fitoterapéuticos recomendables bajo ciertas circunstancias

Las plantas medicinales descritas a continuación pueden tener efectos secundarios más notables y poseen ciertas contraindicaciones. Pueden no ser adecuadas para todas las pacientes. Se recomienda su uso cauteloso y solo bajo supervisión de un médico o naturópata.

Muérdago (Viscum album)

muérdago
Imagen: Andrew Dunn/CC by-sa

Muérdago (Viscum album), también conocido como almuérdago, visco o liga, es una planta que crece como parásito sobre diversos árboles. Esta planta contiene sustancias a los que se atribuye una acción moduladora sobre sistema inmune, y se discute si podrían combatir el crecimiento celular aberrante, por lo que los extractos de muérdago también se utilizan como parte del tratamiento para pacientes con cáncer. De las propiedades inmunomoduladores y antiproliferativas también se podrían beneficiar las pacientes de endometriosis, aunque la eficacia en este caso no esta comprobada científicamente. Tradicionalmente también se venía usando para combatir menstruaciones excesivamente fuertes. Hay que tener en cuenta que el muérdago es ligeramente tóxico, por lo que una automedicación con infusiones no se recomienda; adicionalmente las sustancias tóxicas del muérdago se disuelven mejor en agua caliente, por lo que normalmente se recurre a extractos o tinturas obtenidas en frío para fines fitoterapéuticos. Se recomienda el uso solo bajo supervisión por parte de un médico y/o naturopata.

Petasita (Petasites hybridus)

petasita
Imagen: TeunSpaans/CC by-sa

Petasita (Petasites hybridus), también conocido como sombrero del diablo ó mosto pestilente. A pesar de estos nombres poco apetecibles, es una planta con potentes propiedades espasmolíticas y analgésicas, es decir, que combate e dolor. Pero: la planta en su forma natural también contiene otras sustancias que son tóxicas para el hígado e incluso cancerígenos, son los llamados alcaloides pirrolizidínicos. Por tanto en fitoterapia no se debe utilizar nunca la planta entera en forma de infusiones o tinturas madre, sino preparados farmacológicas comerciales de petasita, de los que los alcaloides pirrolizidínicos han sido eliminados. La dosis dependerá de la concentración de principios activos, que varía según el preparado, por tanto se seguirán las instrucciones del fabricante.

Árbol casto (Vitex agnus-castus)

arbol casto
Imagen: Sten Porse/CC by-sa

Árbol casto (Vitex agnus-castus), también conocido como pimiento de los monjes o sauce gatillo. Se usa tradicionalmente para tratar diversos trastornos menstruales y el síndrome premenstrual. Su forma de actuar ha sido estudiada científicamente, y se ha podido comprobar su efectividad para tratar mastodinia premenstrual (pechos dolorosos durante los días que preceden a la menstruación) , los ciclos menstruales irregulares y la infertilidad, siempre y cuando ésta se deba a un problema conocido como insuficiencia del cuerpo lúteo (enlace externo). Éste en principio no tiene nada que ver con la endometriosis, lo que no significa que una mujer no pueda tener ambos problemas a la vez.

El uso de árbol casto en pacientes de endometriosis es controvertido. Algunos médicos lo recomiendan expresamente, sobre todo en mujeres con dificultades para quedarse embarazadas y que tengan ciclos menstruales acortados (algo típico de la insuficiencia del cuerpo lúteo). Otros expertos desaconsejan su uso en mujeres con endometriosis, ya que hay indicios que bajo ciertas circunstancias podría inducir cambios hormonales que podrían promover el desarrollo de la enfermedad.

Sea como sea, en el caso de esta planta no es recomendable la automedicación sin supervisión por parte de un médico o natorópata. También hay que tener en cuenta que puede interferir con otros tratamientos farmacológicos (sobre todo hormonales). En mujeres embarazadas, durante la lactancia y en adolescentes su uso está contraindicado. Un efecto secundario que aparece con relativa frecuencia durante el tratamiento con árbol casto es picazón en la piel.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0