Factores de riesgo para desarrollar endometriosis

Aunque hasta la fecha no se haya conseguido identificar a ciencia cierta la causa de la endometriosis, hay una serie de factores de riesgo que hacen más probable sufrir esta enfermedad. Así, estadísticamente aumentan el riesgo de padecer endometriosis:

 

  • Haber tenido una menarquia (primera menstruación) temprana, es decir, antes de los 12 años de edad
  • Tener un ciclo menstrual corto, es decir tener la regla con frecuencia (menos de 28 días desde el inicio de un sangrado hasta el próximo). Esto se llama polimenorrea.
  • Tener menstruaciones con sangrado abundante (hipermenorrea) o que duran muchos días (una semana o más, llamado menorragia)
  • Haber tenido un primer embarazo tardío o no haber estado embarazada nunca. Ojo, ¡esto no significa que el embarazo cura la endometriosis!
  • Haberse sometido a intervenciones quirúrgicas que afectan al útero, como un aborto quirúrgico, un legrado uterino o una cesárea
  • Tener familiares de primer grado afectadas de endometriosis

 

Lo que se puede decir resumiendo, es que aparte de posibles factores genéticos, el principal factor de riesgo es la menstruación en sí. Con el número de días que una mujer pasa menstruando a lo largo de su vida, aumenta también el riesgo de padecer endometriosis.

 

Hay otros factores que se discuten, pero cuyo significado para el desarrollo de la endometriosis no está muy claro, o sobre los que hay estadísticas contradictorias. Así, supuestamente también puede aumentar el riesgo de desarrollar endometriosis:

 

Ser de raza blanca o asiática. Algunos estudios confirman que las mujeres de raza negra sufren endometriosis con menos frecuencia, pero esto también puede ser debido a que muchos países donde la población es mayoritariamente de raza negra pertenecen al tercer mundo o se encuentran en vías de desarrollo, y por tanto normalmente sus sistemas sanitarios tampoco presentan el desarrollo de los de países industrialmente más avanzados. Como consecuencia, es razonable pensar que simplemente se diagnostican menos casos (y más en el caso de la endometriosis, donde el diagnóstico es bastante complejo), y no es que realmente haya menos mujeres afectadas. Pero sí es verdad que un factor de riesgo reconocido de la endometriosis en un primer embarazo tardío o el no haber estado embarazada nunca, lo que en muchos de estos países son circunstancias poco comunes.

 

(Imagen: tipstimes/CC by-sa)
(Imagen: tipstimes/CC by-sa)

Estar obesa, o ser muy delgada. Hay estudios científicos que afirman que las mujeres obesas tienen niveles más elevados de estrógenos en su organismo, que juegan un papel importante en la génesis de la endometriosis. Otro estudio llegó justamente a la conclusión contraria, que las mujeres muy delgadas sufrían endometriosis con más frecuencia. Esto se puede deber, en parte, al hecho de que las mujeres delgadas frecuentemente tienen ciclos menstruales más cortos, lo que es un factor de riesgo bien reconocido para desarrollar endometriosis.



Ser pelirroja antes se consideraba un factor de riesgo, aunque un estudio reciente descartó cualquier relación entre el color del pelo y la incidencia de endometriosis.


Usar tampones en vez de compresas. En teoría, un tampón puede bloquear el flujo libre del flujo menstrual por la vagina, aumentando la menstruación retrógrada, que a la vez es uno de los mecanismos implicados en la génesis de la endometriosis. Pero esto es solo teoría, de hecho un estudio científico, relacionando endometriosis y el uso de tampones, dio como resultado que no había relación. Por otro lado, se postula que los tampones podrían estar contaminados con ciertas sustancias químicas, sobre todo dioxinas, que pueden favorecer el desarrollo de endometriosis. Pero es cierto es que el tema de los "tampones tóxicos" es más una leyenda urbana que una realidad. Si bien es cierto que en el proceso fabricación de los tampones se utilizan sustancias químicas perjudiciales, éstos no deberían y no suelen estar presentes en el producto final.

 

Y no por último, recuerda que cada caso es diferente. Lo dicho aquí se basa en datos estadísticos, epidemiológicos, y siempre hay individuos que se salen de la estadística. Lo que significa que, aunque hayas tenido tarde tu primera menstruación, te hayas quedado embarazada poco después y tu ciclo menstrual sea largo, aún puedes desarrollar endometriosis, pero es menos probable.

Escribir comentario

Comentarios: 0