Si la endometriosis fuera cosa de hombres

Mantén la calma y lucha como una chica.
Mantén la calma y lucha como una chica.

El documental Endometriosis - La punta del iceberg (aprovecho la ocasión para recomendar una vez más que lo veáis!) concluye con las palabras de Mayte, una de las mujeres que narran su historia en este documental:

 

Al fin y al cabo hemos avanzado mucho, pero somos mujeres. Estamos en un segundo escalón. Importamos, pero bueno. Es cosa de mujeres.


¿Es realmente así? Estando en el año 2015 y viviendo en un país supuestamente desarrollado y moderno, ¿la sociedad realmente sigue siendo tan machista, poniendo las mujeres todavía "en un segundo escalón"? ¿Existe realmente el machismo a la hora de tratar enfermedades?

Es cierto que la endometriosis no se ignora. Si, se investiga. Si, hay medicamentos, más que hace algunos años. Si, hay hospitales con unidades especializadas, pocos y obviamente no suficientes para poder ofrecer una atención especializada a todas las afectadas, pero al menos los hay. Poco a poco hay cada vez más concienciación, y esto es bueno. Todavía no hay una cura, pero tampoco la hay para la diabetes, las depresiones, el cáncer y tantas otras enfermedades sobre las que no se puede decir precisamente que se están ignorando. Algunas veces, lo de la cura simplemente no es posible, es una cosa biológica. Quizás, ojalá, algún día las ciencias médicas hayan avanzado hasta tal punto de poder curar todas estas enfermedades y también la endometriosis. O quizás no.

 Así que, partiendo de estas circunstancias, ¿todo va bien?

 

Hagamos un experimento mental:

Imagínate que surgiera una enfermedad entre la población masculina, que afecte a aproximadamente uno de cada 10 hombres. Igual no a todos les causa síntomas, pero al menos a la mitad de los afectados sí. Es decir, unos 2 millones de hombres enfermos en España. Unos 170 millones de hombres enfermos en el mundo.

Esta enfermedad tan extendida causaría dolores insoportables relacionados con los genitales. Dolor al eyacular, al mantener relaciones sexuales, en los casos más graves también al orinar, al defecar, al moverse, o simplemente siempre, todos los días. Muchos de los hombres enfermos además se quedarían estériles debido a la enfermedad.

Tratamiento, haberlo, hay. La enfermedad se podría tratar mediante hormonas. Tienen sus efectos secundarios, pero qué se le va a hacer. Depresiones, impotencia, aumento de peso, fatiga, sofocos... Aquellos medicamentos que tienen efectos secundarios moderados, tampoco son muy efectivos. Los más efectivos equivalen a una castración química temporal.

Y si no es efectiva la castración química, todavía queda la castración quirúrgica.

Y la mala noticia: la enfermedad, aún así, no es curable. El tratamiento solo puede aliviar los síntomas y detener un poco el avance de la enfermedad.

 

Bajo estas circunstancias, crees que sería probable que:

 

  • ¿La mayoría de la gente, sobre todo la población femenina, no tuviera ni idea de que esta enfermedad existe?
  • ¿El tiempo medio que pasaría hasta que un hombre afectado reciba un diagnóstico correcto serían unos 7-9 años? Hasta entonces, ¿hubiera oído incontables veces que los síntomas "están todos en su cabeza"?
  • ¿Los conocimientos incluso de muchos médicos en cuanto a la enfermedad en cuestión dejarían bastante que desear? ¿Que hubiera solo unos contados especialistas, y que los hombres afectados, también los más gravemente enfermos, tuvieran que superar múltiples obstáculos burocráticos para poder acudir a ellos en el marco de la sanidad pública?
  • ¿Se aconsejaría a los hombres enfermos que no puede ser para tanto y que "aguantasen los dolores como un hombre"?

 

Parece improbable, ¿no? Más bien creo que se declararía el estado de emergencia nacional... O al menos el tema estaría en todas las portadas, se ofrecerían todos los apoyos y ayudas posibles a los hombres afectados, y se destinarían sumas importantes de dinero y todos los esfuerzos a la investigación, con el fin de desarrollar tratamientos más efectivos y menos invasivos.

 

Pero no. Parece que efectivamente, la endometriosis es cosa de mujeres.


Escribir comentario

Comentarios: 0